Únete a nuestro equipo
CNAC

Seguridad al Conducir con Un Menor de Edad.

Escrita el:10-Abr-2015


Es más que obvio, que cuando conducimos acompañados de un menor de edad, este debe venir debidamente asegurado. Esto es en una silla propia para su edad, si es menor de 6 años, o bien con el cinturón de seguridad bien abrochado. Sin embargo, todos hemos visto a niños que vienen sueltos, sacando la cabeza y las manos por la ventana y lo que aún es peor, sentados en las piernas de su papá o mamá, mientras conduce el vehículo.

No sobra decir que, aunque haya poco tránsito o se maneje con mucho cuidado, hay un sinnúmero de posibilidades que pueden provocar una parada repentina, un perro, un niño corriendo o en su patineta, etc. Las consecuencias pueden ser muy graves. El golpe contra el volante, o vidrio delantero, o mucho peor, el golpe de la bolsa de aire al menor, puede terminar en la muerte del mismo. Y en graves consecuencias físicas y psicológicas del conductor. Lo anterior todos lo sabemos, sin embargo hay muchas personas que piensan que esto no les ocurrirá si lo hacen con mucha precaución.

La sensibilidad sobre un riesgo es algo personal, que antepone la preocupación sobre los detalles del riesgo antes que la perspectiva sobre la probabilidad de ocurrencia, la confianza en uno mismo de poder reaccionar adecuadamente y el deseo o la necesidad de realizar esta actividad sin considerar alternativas.

Si quieres darle un gusto a tu hijo de conducir un auto a una edad temprana, compra un simulador o video juego. En ellos, el niño puede entretenerse o practicar sin ponerse en peligro. La responsabilidad es de los padres. Los niños sufren o se evitan las perores consecuencias. Meditemos sobre ello.

« Regresar

+ NOTICIAS